El Ágora del Yayabo

El Ágora del Yayabo

jueves, 11 de mayo de 2017

Inclusión espirituana en la Red Mundial de Académicos e Investigadores Universitarios (COMAU)


Comprometidos con los nuevos tiempos, y dando continuidad al mejoramiento de la calidad educativa del modelo  cubano, el 9 de mayo, en el teatro de la UNISS se desarrolló el Taller teórico-metodológico “Inclusión educativa y competencias del docente”.
El encuentro comenzó con las palabras del Decano de la Facultad de Cultura Física, MSc. Jorge Enrique Mejías Muñoz, quien dio una afectuosa bienvenida al Doctor en Ciencias Orlando Terré Camacho, Presidente del Consejo Mundial de Investigadores y Académicos Universitarios (COMAU) y de la Asociación Mundial de Educación Especial (AMEE).
El intercambio académico propició, la preparación teórico–metodológica y práctica para articular los procesos relacionados con la inclusión educativa y el papel de las competencias del docente en distintos escenarios. El díalogo ofreció actualizadas miradas desde lo que él ha legitimado como “Pedagogía de las emociones para enseñar a aprender”.
Terré Camacho donó a la univfersidad dos de los libros en los que figura como compilador: “Inclusión y prácticas educativa exitosas”“Formación docente y prácticas inclusivas”, y culminó el taller con la entrega de la Acreditación Oficial, con el número 526, que incorpora a la Universidad de Sancti Spiritus, como miembro activo de la Red Mundial de Académicos e Investigadores Universitarios en proyectos conjuntos de colaboración institucional a favor de la ciencia y la educación, y con el número 527 al Dr. C.  Denis Lara Caveda, coordinador del proyecto “No solo medallas”.


Entrevista concedida por el Dr. C. Orlando Terré Camacho al Departamento de Comunicación Organizacional de la UNISS. Marly Linares Gómez.
MLG: Hemos tenido el honor de contar con su presencia gracias a la colaboración del proyecto “No solo medallas” de nuestra universidad, ¿qué importancia le concede a esta idea?
OTC: La práctica masiva del deporte ha sido un derecho en Cuba, pero también han habido barreras, ya sea por el tipo de discapacidad o porque según la mirada del otro, estos son temas que no competen; de ahí que el proyecto beneficie a esta población intentando traducir el lema internacional de las Olimpíadas Especiales “Ser valiente en el intento” porque su proyección es la de darle un lugar a todos las personas con discapacidad en la práctica del deporte, y si de inclusión queremos hablar, el proyecto es una realidad.
MLG: ¿Qué papel le concede a la Universidad cubana, y a espirituana, en particular, en estos momentos?
OTC: El enfoque humanista de la universidad, de la educación superior cubana justamente traza diferencias con el resto de la educación superior en el mundo, nuestra educación es concebida para todos y por el bien de todos desde el principio martiano, y creo que le corresponde a la universidad el ejercicio de formar en la ciencia, desde el enfoque humanista, al hombre en su contexto, al hombre con potencialidades y debilidades, y eso es de por sí, un gran compromiso.
El espíritu de la formación docente desde las casas de altos estudios debe ser cada vez más revisado. En primer lugar por los tiempos, por las generaciones y su desarrollo, y porque  creo que el alumno que formamos ayer en nuestras aulas no es el que hoy asiste. Creo, y soy partidario de una ideología basada en principios humanistas, que cada vez tiene que ser más fortalecida la educación universitaria porque es para todos; pero ese todo tiene que ser respetado, aceptado y reconocido, por lo tanto tenemos que enseñar a nuestros estudiantes, de alguna manera, a seducir desde el principio del alma Mater, y esa es una tarea de preocupación constante.
En estos momentos tenemos que replantear el pensamiento histórico a las nuevas generaciones cubanas; los jóvenes, los estudiantes universitarios, siempre dan respuesta a lo que están viviendo y yo que me empapo de esta necesidad, siempre me voy contento; no dudo que haya cosas que hacer, pero me voy contento porque siempre en los espacios en que estoy intento traducir el mejor de los sentimientos para que se comprometan con la Patria, para que se comprometan con su ejercicio profesional y con el futuro. Hay una gran responsabilidad en el docente universitario porque educar un joven, y eso es tarea compleja, no se logra por decir yo educo; sino que hay que plantear nuevas metas, tener en cuenta muchas miradas, muchos lenguajes, nuevas construcciones simbólicas e invisibles para detectar dónde está el estudiante, cómo atraerlo para que continúe el camino de su formación. Esto en Cuba es fácil, por decirlo de alguna manera, porque la universidad cubana es solidaria, ni mercantilista ni comercial, y por mi experiencia en otras universidades del mundo, en el ejercicio de otras prácticas y en otros contextos, sí predomina esa intención.
El espíritu de lo que manejaba hoy en la conferencia, la seducción, no es solamente para la educación infantil, primaria, especial o secundaria; es para la educación superior también. Pero el ejercicio del docente universitario tiene que ser un ejercicio superior, un ejercicio que implique ponerse en el lugar del otro y representar a ese otro desde lo diverso, desde la complejidad de la juventud; es un ejercicio de todos los días, pero que no puede ser improvisado. Se pueden hacer muchas cosas, y hemos venido haciendo, pero hay que estar allí fortaleciendo esas prácticas, en primer término, científicas y humanas, con mayúsculas.
MLG: ¿Qué importancia le concede a este taller sobre inclusión educativa? Consideramos que el intercambio de hoy marca una pauta para Usted y para esta universidad, ¿qué se lleva y qué nos deja Orlando Terré?
OTC: Su importancia está en coincidir, conciliar, escuchar, desde otra mirada, el toque de los afectos desde el posicionamiento del maestro. Mira, siempre me ocurre algo curioso cuando llego a auditorios cerrados, a auditorios rebeldes: todo el mundo me mira como si fueran a decir, ¿por qué estoy aquí?; y siempre me voy feliz porque el cambio se va dando paulatinamente. Como único recurso, independientemente de mi formación, el que más utilizo, es el del amor infinito porque la formación del maestro tiene que estar fortalecida por el principio de la solidaridad humana.
De Sancti Spíritus me llevo hoy las mejores de las opiniones; pero, además, el reverso: la medalla y su reverso, es decir, lo que pude dar y recibir, porque la educación no puede ser dada desde el maestro, sino en intercambio con el otro, y de ese otro para ti. Vine con la expectativa de poder colaborar, compartir, y lo logré. Me voy emocionado y complacido; agradezco la deferencia a la rectora, decanos, profesores y a toda la comunidad universitaria. ¡Y qué mejor ejemplo que un auditorio lleno para hablar de inclusión, y hacer un ejercicio excelente con personas amables y alegres!. Mi intención fue dinamizar procesos que tienen que ver con la clarificación de conceptos relacionados con la inclusión educativa, visibilizar lo que hemos hecho y reflexionar  acerca de esos procesos que no se verán hoy, sino en un futuro cercano.
MLG: Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario